miércoles, 26 de marzo de 2008

Lucha y Resistencia no es igual a terrorismo

Lucha y resistencia no es igual a terrorismo
Confusiones, ignorancia e infamia de muchos guatemaltecos


Ligia Z. Peláez,
Equipo Imaginarios Sociales, AVANCSO

Quienes en este país vociferan estar a favor de que las fuerzas policiales salgan a “perseguir secuestradores” o bien “que no se negocia con terroristas”, en relación con los hechos acaecidos en Livingston entre pobladores y gobierno, representan a un conglomerado de personas que ignora la historia de dominación que se ha ejercido por centurias sobre gran parte de la población trabajadora. Desconoce o más bien no quiere reconocer el despojo de que han sido objeto las comunidades campesinas y el tipo de relaciones de poder autoritarias y represivas que perduran hasta nuestros días, ejercidas por finqueros, empresarios, militares e instituciones del Estado. Lo anterior es hablando en términos muy generales, porque si abordamos datos más específicos llegamos a visualizar cómo la desatención y falta de resolución de conflictos de tierra, 132 casos para esta área, son la raíz de estos y otros muchos problemas.

Lo peor es que a este conglomerado de ciudadanos se le suman además, y que es lo más sorprendente, varias organizaciones del movimiento social que están prestas a condenar las medidas de hecho tomadas por las comunidades, olvidando el necesario análisis sobre los hechos y el principio de solidaridad. Las reacciones pueden ser comprensibles por el miedo y las acciones “políticamente correctas” que se han instaurado en Guatemala, a raíz del proceso de paz. De manera que lo permitido y acatado es sentarse en una mesa para negociar lo in-negociable, reunirse con instituciones del Estado para postergar indefinidamente las soluciones a las demandas más sentidas, a los conflictos y a los problemas más serios de la sociedad guatemalteca, entre ellos la propiedad y el uso de la tierra, entre otros recursos naturales.

De los 132 casos registrados en estas latitudes, 15 son ocupaciones nombradas como “ilegales” y en cinco de ellas Encuentro Campesino pide una solución inmediata, sea porque se trata de tierras que no tienen un dictamen de CONAP (Consejo Nacional de Áreas Protegidas) o porque son terrenos baldíos o nacionales sin regularización. En todo caso, “la tierra debiera ser para quien la trabaja” y vive allí desde antaño, y no para quienes imponen –a toda costa- un modelo económico basado en el turismo y la implantación de monocultivos, última moda del sistema capitalista, que tiene como meta el control total sobre los recursos del planeta y la imposición de un estilo de vida que promueve disfrutar del entorno y las culturas hechas paisaje.

Resistir y luchar contra un sistema que se apropia del patrimonio natural y de la fuerza de trabajo sin dejarnos otra posibilidad que la sumisión es un derecho. El problema radica en que el ‘Estado de Derecho’ que se aplica en Guatemala aboga por los derechos de la oligarquía y no así por los derechos laborales y de los pueblos indígenas. La gente pobre (léase campesinos y marginados urbanos) son sujetos de derecho sólo para la represión, las sanciones y el castigo. Si vamos a hablar de ilegalidades entonces abordemos el asesinato de Mario Caal y la persecución, los golpes y el terror de que fueron objeto los campesinos asechados por las autoridades guatemaltecas sin respetar ninguna legalidad. Hablemos también del despojo y de las condiciones de trabajo a las que son sometidos los campesinos, tal y como lo retrata la foto del 20 de enero, página 25 de Prensa Libre, citada por Marielos Monzón en su artículo El meollo del asunto[1][1].

Las causas del conflicto armado siguen sin resolverse, por lo que no es de extrañar que las trasgresiones continúen. Mucho del escándalo que hace esta sociedad sobre la retención de los 29 policías y de las seis personas (cuatro turistas belgas y dos guatemaltecos acompañantes), quienes están libres y sanos, es producto de la confusión, la ignorancia e infamia que prevalece en muchos guatemaltecos. Porque esta retención (que no es lo mismo que un secuestro) también puede ser leída como una medida desesperada para presionar a un Estado y a una sociedad que ha sido incapaz de ver más allá de su nariz y poner manos a la obra en resolver las dramáticas condiciones socioeconómicas de la mayoría de sus habitantes, quienes son además las espaldas y los brazos que mueven la economía del país.

¿Por qué el despojo y la apropiación indebida de tierras por parte de nacionales y extranjeros no son catalogadas como ilegales? ¿Cómo es posible que la ejecución extrajudicial de ciudadanos, la persecución, los golpes y el terror por parte de las instituciones del Estado sobre los campesinos no sean calificados de terrorismo? ¿Qué nos hace condenar con tanta prestancia a las comunidades campesinas por estas medidas de hecho y ser tan condescendientes con la prepotencia con la que actúan el Estado, los finqueros y los empresarios en este país? Estas son cuestiones que debieran preocuparnos porque son algunos de los contrasentidos que prevalecen y hacen perdurable un determinado orden de cosas, que favorece ‘indebidamente’ a unos pocos sobre la mayoría; que permite la explotación; que tolera la exclusión y el racismo; que defiende los privilegios y nos aleja del bien común, atributo de cualquier sociedad que quiera llamarse democrática.

Guatemala, 24 de marzo de 2008.

8 comentarios:

Pirata Cojo dijo...

Para entender este y otros conflictos hay que leer unos 4 o 5 libros de historia, los cuales los funcionarios gubernamentales, empresarios, chic@s prepis y demás gente no tienen interés en conocer.

No les conviene.

jcab dijo...

Lo que mas asusta es como muchos guatemaltecos, sin informarse o intentar informarse, de forma automática culpan a las comunidades campesinas ayudando de paso a que siempre se mantengan estas injusticias y tragándose la versión oficial. Cada vez que alguien habla de conflicto de tierras saltan todos a gritar como mínimo comunismo, huevones, etc.

Como dice el Pirata, hay que leer un poco de historia para ir abriendo los ojos.

Saludos y gracias por tu lucha

charakotel dijo...

... y dejar de creerle a los mentirosos faferos de la prensa.

+ saludos.

La Filistea dijo...

Un ejemplo desde que salió el Remhi, yo sabía que cuando lo leyera iba a tener que poner a asar mis sentimientos, sabía que iba a tener un encuentro real con una Guatemala que casi no se nombra.

Es de esas cosas que no hay levantar la letra para ver que viene escondido atrás. Y cuando lo leí sentí el aire frío en mi cara, se despertó un estado de mi vida completamente dormido.

Ahora bien...pocas personas entenderán una protesta, porque algunos "gracias a dios" no tienen necesidad de hacerla. Pero los que quieren vivir dignamente a huevo, tienen que mostrar su inconformidad de alguna forma.

Pero a jodido, como cuesta que el gobierno escuche. Anda como sordo ultimamente no?.

PROSÓDICA dijo...

Se tocan muchos puntos complejos en este post.
En paises como el nuestro, en los que los sistemas estatales en general no funcionan, no cabe de otra que protestar y hacer un gran alboroto si queres que te escuchen y se atienda tu necesidad.
No comparto del todo la idea que defienden muchos de una reforma agraria o de expropiacion de tierras para repartirlas entre quiene no la tengan. Pienso que la tierra como todo recurso natural es finita, algun dia se acaba,mientras que los seres humanos nos seguimos multiplicando. Podria ser una solucion momentanea, pero vendran a futuro mas y mas personas que querran tambien tierra que ya no va a ver para darles (estoy hablando a largo plazo). Debemos irnos ideando como pueblo otras formas de ganarnos unos centavitos que no dependan exlusivamente de la tierra, a la que finalmente a la larga siempre tendran acceso solamente algunos en comparacion con la demanda que habra.....almenos, que lo cosechado en esas tierras (los frutos que sean) se repartan por igual a todos, aunque no hayan trabajado esa tierra, que es mas por donde creo que te tiras vos y tu pensamiento social.

Las invasiones a las areas protegidas son un verdadero caos!!! te lo digo yo que trabajo en el Registro General de la Propiedad y me toca ver casitos de estos algo seguido......como logar un balance entre el medio ambiente y su conservacion con tener que vivir de el?

Rebek, he visto que a don Pirata y a vos les gusta leer sobre politica, economia e historia en general. Dentro de mi biblioteca heredada, tengo algunos libros que pienso pueden interesarte. Como se que investigas mucho y lees mucho, probablemente ya los hayas leido: pero dandose el milagro que no sea asi, te ofrezco no reglartelos por que eran de mi abuelo y aunque no he tenido el chance aun de leerlos, lo hare algun dia cercano, sino de fotocopiarlos (aunque se que no es correcto hacerlo). Te digo cuales son

Historia del Comunismo en America Latina, de Victor Alba.

Revolucion y Derecho, de Jorge Skinner-Klee

Renuncia al Comunismo, de Carlos Manuel Pellecer

La Frutera Ante la Ley (No. 1), de Alfonso Bauer Paiz y Julio Valladares Castillo.


Si algo te interesa, avisame y nos ponemos de acuerdo.

Un gusto leerte Rebek.

Pirata Cojo dijo...

Me interesan los dos últimos, gracias...

PROSÓDICA dijo...

De nada Pirata, mandame tu telefono a mi direccion para que nos pongamos de acuerdo, no se por que perdi tu numero:

tildando@yahoo.com

Anónimo dijo...

sea como sea, que pizada para cualquier fulano comun y corriente que lo secuestren, que no sepa si lo van a matar, a soltar o a salvar sin tener pito en el asunto.

Para los belgas no debe de haber sido muy gracioso que los usaran como una moneda para el trueque, ser usados como instrumento de negociacion para liberar a x sultano.

Al final, nos ven como simples cavernicolas en la tv internacional.

Yo por depronto no tengo planes de pasear por Izabal, no sea me pongan el guante y con lo revelde que soy seguro los socios de Choc me dan agua para callarme.